Verdades y mitos en las Casas Pasivas. Y es que el concepto Passivhaus es muy novedoso en España. Y por eso pueden surgir muchas dudas y equívocos acerca del mismo. Pero no te preocupes porque en este post te contamos la verdad y los mitos detrás de las Casas Pasivas.

Falsos mitos sobre las Casas Pasivas 

En primer lugar nos parece importante resaltar la diferencia entre una Casa Pasiva y una Passivhaus. Si bien es cierto que parten de la misma idea, hay una pequeña diferencia. Una Casa Pasiva habla de viviendas con un gran comportamiento energético. Basado principalmente en la orientación, aislamiento, hermeticidad o materiales. Lo que conlleva un ahorro en el mantenimiento además de un mayor confort.

Pero la medición o precisión de este comportamiento para saber cómo de pasiva es la vivienda depende de quién la proyecta. Sin un control externo y sin obligación de cuantificar la vivienda. Es decir, qué transmitancia tienen esos cerramientos. Cuántas renovaciones hora tiene la vivienda. Qué demanda existe medida en kWh/m2/año.

Ahí es donde aparece el concepto Passivhaus, que se refiere al certificado que otorga el Instituto Alemán de Passivhaus como organismo externo y objetivo. Y que comprueba que la vivienda cumple con los requisitos del estándar. Esto supone la garantía de que se cumple lo que se dice.

Por tanto, todas las Passivhaus certificadas son casas pasivas, pero no todas las casas pasivas son Passivhaus. De hecho y sin pasar ese certificado, no podemos tener datos tan precisos y por tanto certeza o garantía de cómo de bien se comporta esa casa.

mitos de las casas pasivas

Mito 1. Las Passivhaus no pueden ser bonitas.

FALSO. Por supuesto que es posible que una Passivhaus sea bonita. De hecho, debe ser así. Porque nadie quiere vivir en una casa que no le guste estéticamente. El estándar Passivhaus exige un mejor comportamiento de los materiales y por eso las ventanas, por ejemplo, deben ser de mejor calidad que las tradicionales. Y eso exige que el marco sea algo más grueso que las opciones más finas que existen en el mercado. Pero se entiende como algo más accesorio que en la balanza compensa claramente.

Por otro lado, es habitual encontrarse con la idea de que todas las Passivhaus son cubos cerrados con apenas ventanas, y pequeñas. También es rotundamente falso. Lo que pasa es que debe saber orientar y colocar esas ventanas, eligiendo el lugar y orientación correcto. Y por supuesto protegiéndolas dependiendo de lo anterior. Además, claro que una casa compacta tiene un mejor factor forma y ayuda a que sea eficiente, pero no se puede ir a lo sencillo. Una vivienda de varios volúmenes, disgregada, también puede ser certificada Pasivhaus aunque tenga mayor envolvente. Simplemente habrá que cuantificar la demanda para calcular el espesor y aislamiento necesario.

En resumen, una vivienda Passivhaus puede y debe ser además de eficiente, bonita. Y para ello solo es necesario contar con un equipo de arquitectos profesionales y especializados que controlen las necesidades del estándar. Para así poder diseñar viviendas con grandes cristaleras, con formas más disgregadas o sugerentes. Y que además puedan ser certificadas Passivhaus.

mitos de las casas pasivas

Mito 2. Una Passivhaus es mucho más cara que una casa normal.

FALSO. La diferencia de precio frente a una casa tradicional no es tanta y se rentabiliza en poco tiempo. Suponiendo una inmejorable inversión a corto plazo. De hecho la diferencia puede oscilar un 20% del presupuesto, principalmente por la mayor calidad de aislamientos, instalaciones y ventanas.

Pero en cualquier caso no supone una diferencia tan grande como para pensar en que las Passivhaus son un lujo que poca gente pueda permitirse. Si además pensamos en el ahorro que este tipo de casas conlleva, en un plazo de 5 o 10 años según la vivienda podría rentabilizarse ese sobrecoste. Más allá por supuesto de la mejora en el confort de la vivienda, que es un intangible. Pero una razón de gran peso para optar por viviendas Passivhaus.

Por eso mismo si una persona está pensando en construirse una casa de obra nueva, la diferencia no debería ser un obstáculo insalvable.

mitos de las passivhaus

Mito 3. En una Passivhaus no se necesita Calefacción.

FALSO. Una Casa Pasiva sí necesita calefacción y refrigeración. Solo que necesita mucho menos y además se consigue por medios más eficientes. Esto es lo que conlleva un mayor ahorro de este tipo de viviendas. La diferencia es que una Passivhaus, como está mucho mejor aislada y es más hermética, conserva mejor la temperatura interior. Consiguiendo así condiciones de confort con mucho menos aporte de energía.

La oscilación térmica es mucho menor que en una vivienda tradicional. Por lo que con muy poca energía la vivienda pasiva será capaz de mantenerse todo el año a la misma temperatura.

Además, depende de la ubicación y climatología será más exigente el invierno o el verano. Por ejemplo, en Alemania de dónde procede el estándar Passivhaus resulta más restrictivo el invierno. Pero en España supone un mayor problema el verano según en qué zona, orientación y tipo de carpinterías… No es lo mismo una Passivhaus en Zaragoza, una Passivhaus en Madrid o una Passivhaus en Valencia. Pero para ello se calculan las transmitancias y demandas de la vivienda en fase de proyecto, para asegurar un perfecto funcionamiento de la Casa Pasiva durante toda su vida útil.

mitos de las passivhaus

Mito 4. En una Passivhaus no se pueden abrir las ventanas.

FALSO. La realidad es que no se necesitan abrir las ventanas. Pero no se necesita porque la Casa Pasiva está 24 horas al día ventilando, de forma eficiente, y filtrando todo el aire que entra. Evitando así en gran medida la entrada de alérgenos, polvo u otros elementos perjudiciales. Y garantizando un aire limpio y renovado en todo momento. Y eso contribuye enormemente al confort interior de la vivienda.

Por supuesto que se pueden abrir las ventanas en una vivienda Passivhaus. Simplemente es cuestión que cuando se hace el aire que entrará no estará climatizado ni filtrado. Lo que conllevará más gasto energético sin necesidad. Y siendo que la casa ya ventila por sí misma, no es necesario abrirlas para ventilar.

mitos de las passivhaus o casas pasivas

Mito 5. Cualquiera puede diseñar y construir una Passivhaus.

FALSO. Como se ha visto una Passivhaus o Casa Pasiva tiene un mejor comportamiento y por tanto conlleva un mayor ahorro que una vivienda tradicional. Y esto se consigue mediante un diseño preciso con soluciones constructivas especiales. El empleo de materiales concretos y adaptados a estos requerimientos. Y por supuesto el control en obra por agentes cualificados y con experiencia en este tipo de viviendas que garanticen que se ejecuta tal y como se ha diseñado.

Para el diseño de una Casa Pasiva se debe contar con un estudio de Arquitectura eficiente especializado en Passivhaus como Beamonte y Vallejo Arquitectos. Que contamos con arquitectos y arquitectos técnicos Passivhaus Designer avalados por el Instituto Alemán de Passivhaus. Y con la garantía de numerosos casos de éxito con viviendas Passivhaus certificadas.

mitos de las passivhaus o casas pasivas

En Beamonte y Vallejo Arquitectos somos especialistas en Arquitectura Sostenible y contamos con Arquitectos certificados como Passivhaus Designer por el Passive House Institute, lo que avala nuestra capacidad técnica para todo tipo de proyectos de Arquitectura de alta eficiencia energética.

Construirse una vivienda Passivhaus es un paso muy importante y por ello es fundamental estar siempre bien asesorado para tomar las mejores decisiones a la hora de diseñar el que será nuestro hogar para toda la vida. Por eso si queréis hacernos alguna consulta porque necesitáis ayuda o algún consejo para vuestra casa Passive House, no dudéis en poneros en poneros en contacto con nosotros sin ningún compromiso y con total confianza. No solo intentaremos contestar a vuestras dudas sino que intentaremos orientaros hacia la solución que mejor se pueda adaptar a vuestras necesidades.

BEAMONTE Y VALLEJO ARQUITECTOS  | Viviendas Passivhaus