Cada vez estamos más concienciados con la eficiencia de los recursos, desde el ámbito más amplio hasta el más pequeño, como la cotidianidad de nuestro hogar. Ahorrar en nuestro día a día se ha convertido en una necesidad y por ello en Beamonte y Vallejo Arquitectos nos gustaría hablar de cómo el certificado energético de nuestra vivienda puede ayudar en éste sentido.

¿Pero eso no se hacía sólo porque te obligan a tenerlo para vender o alquilar?

Certificados-energeticos-Zaragoza-ahorro-energia2-Beamonte-y-Vallejo-Arquitectos

 

Para vender o alquilar una vivienda o local es necesario tener su certificado energético. Con un mensaje tan sencillo como directo se comunicó desde la administración la necesidad de obtener una certificación que hasta entonces no era necesaria. Pero más allá del hecho de cumplir con un requisito necesario, ¿qué información útil nos da ese certificado?

Con la obtención de la letra resultante se nos indica cómo de eficiente es nuestra vivienda o local y junto a ello se nos han de proponer unas medidas o propuestas de soluciones para mejorar esa letra. Es habitual que si sólo encargamos un certificado para tener la deseada letra (sea la que sea) ni reparemos en las propuestas de soluciones. Y es más probable aún que con el boom de demandas de los certificados energéticos como obligación a cumplir, el poco interés del cliente por mejorar la eficiencia de su hogar se contagie al técnico que propondrá medidas irreales para mejorar la letra de la manera más rápida porque desgraciadamente ninguno de los dos está realmente interesado en el objetivo final de todo este entramado burocrático, mejorar la eficiencia de nuestro hogar, y con ello ahorrar.

No sólo es una crítica al cliente o al técnico sino más bien al sistema que engloba a todo este proceso. La obligatoriedad del certificado genera la necesidad de técnicos que lo realicen, estos luchan en un mercado abierto por ofrecer el precio más bajo y con ello se reducen la calidad del trabajo y el tiempo de dedicación pues es lo que al final quieren muchos clientes, la letra que les permita vender o alquilar. En este proceso se pierde la esencia del certificado, que es analizar la vivienda de una forma exhaustiva (no aplicar características tipo) y tratar de proponer soluciones viables, no proponer medidas rápidas que el cliente jamás podrá llevar a cabo pero que suben la letra y total, ¿no es eso de lo que se trata?

¿Y no tiene más sentido aprovechar el certificado para saber lo que pasa en mi casa y así mejorarlo?

Certificados-energeticos-Zaragoza-ahorro-energia3-Beamonte-y-Vallejo-Arquitectos

 

Nosotros lo tenemos claro, en Beamonte y Vallejo Arquitectos no nos gusta la política de simplemente cumplir y apostamos por el trabajo concienzudo y siempre en la dirección de que nuestros clientes puedan mejorar la eficiencia de sus viviendas o locales y así conseguir ahorrar. Sin ello la certificación energética pierde su sentido.

En nuestra vivienda existen muchos elementos que influyen en el consumo de energía y no todos ellos lo hacen de la misma forma. Algunos no podemos cambiarlos cómo la ubicación y el entorno, pero otros en cambio sí, y con una inversión mínima y de una forma rápida se puede mejorar mucho la eficiencia. Algunas de las soluciones más utilizadas y más eficientes son:

  • Mejorar la envolvente térmica del edificio. Tratamiento de los cerramientos para mejorar su estado, controlar su correcta ejecución y aumentar el aislamiento. Revisión del estado de carpinterías y vidrios y propuestas de sustitución por elementos mucho más eficientes que aunque supongan una inversión inicial, a la larga consiguen que ahorres.
  • Propuesta de medidas pasivas para el mejor aprovechamiento de los recursos. No es necesario una gran inversión para aprovechar las condiciones térmicas de las distintas orientaciones de nuestro edificio. Con una protección solar cómo pueden ser las lamas, toldos… se puede conseguir protegerse del exceso de radiación solar cuando no nos interesa y a la vez captarla en épocas que sí nos interese. Esto es eficiencia y ahorro.
  • Mejora de las instalaciones térmicas. El mercado está en constante evolución y cada vez son más eficientes las soluciones que nos ofrece. Conociendo las características de un hogar en concreto se puede proponer la solución más adecuada en cada caso.
  • Medidas para un aprovechamiento eficiente del agua. Reductores de caudal, perlizadores…
  • Aplicación de medidas para la regulación de la iluminación, estudio de la eficiencia de las luminarias así como un mayor aprovechamiento de la iluminación natural.
  • Instalaciones domóticas para una mayor eficiencia de los recursos.

En cualquier caso, la solución para cada hogar es algo totalmente personalizado y sólo puede venir como resultado de un profundo análisis.

Suena muy bien, de hecho suena a caro ¿no?

Certificados-energeticos-Zaragoza-ahorro-energia-Beamonte-y-Vallejo-Arquitectos

 

Para nada, un certificado bien hecho no tiene porqué ser caro. Desde luego, un certificado útil lleva su tiempo y necesita de conocimientos específicos, y si hay gente que baja tanto sus tarifas es porque reduce trabajo de algún sitio. Es imposible obtener un certificado que nos sea realmente útil a los precios que se ven en el mercado. Y lo decimos con conocimiento de causa, que son muchas las veces que nos hemos echado las manos a la cabeza.

Y aún siendo así de claros, respetamos que haya mucha gente que lo único que quiera es la letra final para poder vender o alquilar, pero aquí no hablamos de eso, hablamos del trabajo bien hecho y de poder utilizar la información que nos proporciona para mejorar la eficiencia de nuestro hogar, no es sólo una letra, se trata de un profundo análisis de los puntos débiles y unas propuestas sensatas para ahorrar. Para cualquier duda pueden escribirnos a través del formulario de contacto de nuestra web o mandando un correo a contacto@beamontevallejo.es