Certificados energéticos en Zaragoza

Para poder vender o alquilar una vivienda o local es necesario tener registrado un certificado energético. La obtención de una letra u otra nos indica cómo de eficiente desde el punto de vista energético es nuestra vivienda o local. Además, junto a la letra se nos han de indicar una serie de medidas o propuestas de soluciones para mejorar esa calificación. Porque más allá de la obligatoriedad del documento, éste nos da información útil de la demanda energética de nuestro inmueble.

En Beamonte y Vallejo Arquitectos, realizamos una visita a la vivienda o local donde tomamos datos como las superficies útiles, ventanas, orientaciones, tipos de fachada, suelo, cubierta, puentes térmicos e instalaciones energéticas (calefacción, agua caliente y aire acondicionado). Después efectuamos una serie de cálculos mediante unos programas específicos para obtener la calificación de la eficiencia energética y así por último podremos proponer una serie de medidas para mejorar la calificación y con ello la eficiencia energética del edificio. Nos encargamos de todo para que el cliente no se tenga preocupar de nada.

¿Cómo obtener el certificado energético en Zaragoza? En Beamonte y Vallejo Arquitectos lo primero que acordamos es una visita al inmueble, sea una vivienda o un local comercial, en la que nos familiarizaremos con el espacio por medio de un croquis y que nos servirá de base para las medidas que vayamos tomando. Además revisaremos los materiales de la envolvente térmica del edificio, tipo y medidas de la carpintería exterior, medidas de los espacios y huecos, junto con las instalaciones de la vivienda, analizando el grado de demanda y consumo energético.

Con esta información y ya en nuestro estudio de arquitectura, pasaremos la información a limpio con un plano del inmueble e introduciremos los datos en un programa informático que nos proporcionará la calificación energética. La obtención de dicho valor es fruto de una serie de cálculos que tienen en cuenta toda la información que se había recogido en la visita y que tienen por objeto cuantificar la demanda energética de la vivienda o local. Porque para mejorar la eficiencia energética de un inmueble, lo primero es saber su estado actual.

Este certificado energético nos indica, por medio de una graduación que desde la A hasta la G, el nivel de eficiencia energética de nuestra vivienda o local. Algo muy importante también es que, junto a esta calificación va un anejo en el que se incluyen una serie de sugerencias o propuestas para mejorar esa calificación gracias a la rehabilitación energética del inmueble. Estas medidas afectan principalmente a la envolvente del edificio, mejorando su aislamiento, y a las instalaciones, consiguiendo una mayor eficiencia energética.

Por último, lo único que nos queda es registrar el resultado obtenido en la Administración de Zaragoza para comprobar que todo está correcto y así se podrá expedir la etiqueta energética oficial que es objeto último de todo este proceso para poder vender o alquilar el inmueble. Este registro lo puede llevar a cabo el propietario o el técnico certificador, pero en Beamonte y Vallejo Arquitectos si así nos lo piden lo llevamos nosotros mismos, encargándonos de toda la gestión sin coste alguno con el fin de facilitar al máximo el proceso de obtención del certificado.

Ejemplos relacionados

Proyectos realizados