Afortunadamente cada vez exigimos unas condiciones de confort y calidad de vida más alta dentro de nuestra vivienda, y al mismo tiempo nos preocupamos del impacto que tienen nuestros actos en el medio ambiente. Por eso resulta tan importante y está tan vigente el concepto de Vivienda Passivhaus a la hora de construir nuestra casa.

Pero entonces, ¿qué significa el concepto Passivhaus?

En resumen, una Vivienda Pasiva o Passivhaus es una vivienda construida bajo una serie muy concreta de criterios que consigue que tenga altas prestaciones energéticas y además muy bajo consumo, garantizando unas condiciones óptimas de confort en su interior.

Construir bajo el criterio Passivhaus condiciona directamente a que la vivienda se construya con sistemas y criterios arquitectónicos de alta calidad. Así se consigue reducir las pérdidas energéticas con el exterior, introducir aire filtrado al interior de la vivienda y asegurar así unas condiciones de confort muy altas.

 

Los 5 principios de una Passive House o Passivhaus

Beamonte-y-Vallejo-Arquitectos-Blog-SATE-2

Hablábamos antes de que una Vivienda Pasiva debía ser construida con una serie de criterios muy concretos para conseguir alcanzar esas altas prestaciones energéticas. Pues bien, a grandes rasgos esos criterios son cinco y vamos a pasar a describirlos.

Aislamiento Térmico.

Resulta fundamental disponer en nuestra Casa Pasiva de un gran aislamiento térmico en la envolvente (fachadas exteriores, cubierta y cimentación). Esta medida ayudará al comportamiento de la vivienda y lo hará tanto en invierno como en verano, disminuyendo las pérdidas energéticas con el exterior gracias a una baja transmitancia térmica de sus componentes.

También es importante analizar la situación y clima concreto donde se insertará nuestra Passivhaus, ya que eso nos permitirá dimensionar el aislamiento en función exactamente de lo que necesitamos, ya que así tampoco incrementaremos el coste económico innecesariamente, lo que también repercute en uso racional y sostenible de los recursos.

Carpinterías de alta eficiencia energética.

El siguiente concepto se refiere a la presencia de los diferentes huecos dentro de la envolvente, ventanas y puerta de acceso. Los huecos realizados en las fachadas a exterior en una vivienda son el punto más débil energéticamente hablando, y por ello resultará fundamental el diseño de los mismo en cuanto a su dimensión, orientación, pero también en cuanto al material y características técnicas de esas carpinterías y por supuesto su correcta colocación en obra.

Carpinterías con triple vidrio, gas argón el interior, bajo emisivo, con premarco de madera y cintas de estanqueidad para su correcta inserción en la envolvente… muchos son los detalles a los que habrá que prestar atención para asegurar una baja transmitancia y la ausencia de puentes térmicos, que es el siguiente de los puntos fundamentales de toda Casa Pasiva.

Ausencia de Puentes Térmicos.

Gran cantidad de la energía que se pierde en una vivienda no se hace a través de los elementos más visibles de la misma como las fachadas o la cubierta sino que en gran medida se da en los encuentros entre diferentes materiales, también en las esquinas, juntas… son los puntos débiles de la envolvente y pueden tener consecuencias muy negativas en nuestra vivienda.

En una Passivhaus, se extrema la precaución en cuanto a los puentes térmicos, sobre todo en relación con lo exigido en normativa, lo que asegura un mejor comportamiento térmico. Y esto se consigue asegurando la continuidad del aislamiento en la envolvente, asegurando el perfecto encuentro entre diferentes materiales (por ejemplo las ventanas) con materiales de alta resistencia térmica y cuidando las juntas y encuentros de estos y otros elementos constructivos.

Hermeticidad al aire.

En relación con lo hablado anteriormente, hay que evitar a toda consta las infiltraciones de aire que se pueden producir en los huecos normalmente asociados en el encuentro de las ventanas y puertas con la fachada de nuestra vivienda. Además de la pérdida energética, puede producir condensación en invierno provocando un problema de salubridad.

En una vivienda Passivhaus se tratará la envolvente para que tenga un alto grado de hermetismo con muy bajas infiltraciones de aire del exterior. Para ello será fundamental la fase de obra en la que tendrán que resolverse perfectamente todas las juntas y encuentros de materiales en la construcción. Este concepto se mide mediante una prueba conocida como ensayo Blower Door, que es una prueba de presión que mide la diferencia entre el exterior y el interior mediante un ventilador que se suele colocar en la puerta de entrada. El estándar Passivhaus exige un resultado inferior a 0,6 renovaciones de aire por hora (medido en un diferencial de presión de 50 Pa).

El hecho de que nuestra Vivienda Pasiva sea hermética ayudará a conseguir una alta eficiencia energética gracias al siguiente concepto, la ventilación mecánica mediante un recuperador de calor.

Ventilación mecánica con recuperador de calor.

En una Vivienda Pasiva, con una hermeticidad tan alta, resulta fundamental más que nunca la ventilación mecánica para expulsar el aire viciado e introducir a la vivienda aire limpio. La clave del recuperador de calor frente a la ventilación tradicional que siempre se ha realizado abriendo las ventanas es que la renovación de aire se hace de forma eficiente por el sistema de intercambio de calor y además el nuevo aire entra filtrado.

 

Beamonte-y-Vallejo-Arquitectos-Blog-SATE-2

Además de esta serie de puntos concretos a los que hace mención el estándar Passivhaus a través del Passive House Institute (PHI), encontramos otra serie de elementos o medidas que resultan fundamentales a la hora de diseñar una Vivienda Pasiva. Muchos de estos, y además los más importantes, ni siquiera tienen coste económico y solo responden al correcto entendimiento del entorno y su consecución en el diseño de la vivienda para su mejor adaptación al medio. Hablamos del factor forma y de la orientación.

La forma de construir nuestra Passive House, con mayor o menor aislamiento, afectará a su transmitancia y por tanto al comportamiento térmico con el exterior, pero de igual modo lo hará su orientación, ya que la elección de la fachada donde coloquemos los huecos de vidrio tendrá incidencia directa con su comportamiento en el tiempo. Y esto es lógico que afecta directamente a la distribución de la vivienda. Ya que lo normal es que queramos abrir grandes vidrios en la zona del salón, por lo que será fundamental elegir bien dónde irá éste. Así mismo una vivienda con un diseño muy compacto, funciona energéticamente mucho mejor que una vivienda disgregada, con mayor superficie de envolvente, y por tanto de contacto con el exterior. Este concepto de factor forma resulta fundamental en el concepto Passive House y por eso vemos que el diseño arquitectónico es fundamental a la hora de diseñar y construir una Passivhaus. De forma algo más extendida hablamos de la relación diseño arquitectónico y la eficiencia energética en otro artículo de nuestro blog. 

 

En Beamonte y Vallejo Arquitectos somos especialistas en Arquitectura Sostenible y contamos con Arquitectos certificados como Passivhaus Designer por el Passive House Institute, lo que avala nuestra capacidad técnica para todo tipo de proyectos de Arquitectura de alta eficiencia energética.

Construirse una vivienda Passivhaus es un paso muy importante y por ello es fundamental estar siempre bien asesorado para tomar las mejores decisiones a la hora de diseñar el que será nuestro hogar para toda la vida. Por eso si queréis hacernos alguna consulta porque necesitáis ayuda o algún consejo para vuestra casa Passive House, no dudéis en poneros en poneros en contacto con nosotros sin ningún compromiso y con total confianza. No solo intentaremos contestar a vuestras dudas sino que intentaremos orientaros hacia la solución que mejor se pueda adaptar a vuestras necesidades.

BEAMONTE Y VALLEJO ARQUITECTOS  | Viviendas Passivhaus en Zaragoza