¿Es posible realizar una reforma integral de una vivienda aplicando criterios de alta eficiencia energética? ¿Es posible tener un piso, dentro de un bloque, o una casa antigua que tras reformarla sea de alta eficiencia energética, consumiendo muy poca energía y encima sea bonita? ¡Claro que sí! Tradicionalmente la preocupación de toda reforma integral de vivienda siempre ha sido actualizar la distribución e instalaciones, con nuevos acabados que le den un nuevo aire y una nueva estética a nuestra casa. Pero, ¿y si además de más bonita, podemos hacer que sea más eficiente energéticamente?

 

Reformas integrales de vivienda aplicando criterios de eficiencia energética

Beamonte-y-Vallejo-Arquitectos-Blog-SATE-2

Son muchas las personas que frente a la opción de comprar una vivienda de obra nueva prefieren adquirir un piso más antiguo y reformarlo. Normalmente esta decisión viene determinada por la voluntad de vivir en una zona en concreto o más cerca del centro, ya que las opciones en obra nuevo suelen encontrarse más en las zonas exteriores de las ciudades o a un precio mayor por la escasez de oportunidades cuando nos acercamos al centro. Otra razón muy importante de reformarse una vivienda frente a comprar una de obra nueva es la posibilidad de rehabilitarla a la medida de cada familia. Así podemos adaptar la distribución a las nuevas necesidades (número de habitaciones, la cocina abierta al salón, un baño más, vestidor en la habitación…), renovar las instalaciones, cambiar sanitarios, alicatados, acabados como el suelo por uno más moderno…

Y tradicionalmente estas solían ser todas las actuaciones que se acometían dentro de lo que llamamos reforma integral de vivienda. Pero últimamente cada vez estamos más concienciados con el ahorro energético desde un punto de vista ético con el medio ambiente y también, por qué no decirlo, con el ahorro económico que esto supone en el mantenimiento de las viviendas.

Y es que si actualmente a la hora de construir una vivienda de nueva planta, sea una unifamiliar o un edificio de viviendas, se necesita cumplir una serie de criterios energéticos (aunque quizás la normativa debería ser aún más restrictiva), ¿por qué una reforma de vivienda no debería al menos incorporar alguna de estas medidas?

Los beneficios de incorporar criterios energéticos a la reforma integral de vivienda repercuten en un mayor confort interior y en un menor gasto energético con el consiguiente ahorro económico.

 

Importancia de aislar la envolvente en una reforma de vivienda

Beamonte-y-Vallejo-Arquitectos-Blog-SATE-2

Pero entonces, ¿cómo puedo hacer mi reforma integral de vivienda más eficiente energéticamente?

En primer lugar, y refiriéndonos directamente a la configuración constructiva original del edificio, deberíamos compensar el escaso o inexistente aislamiento térmico del cerramiento de nuestras viviendas. Todos los edificios se han ido construyendo de acuerdo a las normativas de la construcción vigentes en cada tiempo, y son muy raros los casos en los que se ha construido con soluciones mucho mejores de lo mínimo exigido en normativa. Por eso en la práctica totalidad de viviendas anteriores a 1980 será difícil encontrar algún tipo de aislamiento térmico en los cerramientos de fachada, y en los posteriores antes de 2006 será de escasa entidad.

Y esta es la razón por la que empezó hace unos años la tendencia de cambiarse las ventanas para aumentar el aislamiento térmico y acústico de la vivienda.  Así las nuevas ventanas incorporan en el caso del PVC perfiles de 70 o de 80, con al menos 5 o 6 cámaras de aire, doble o triple junta, y dobles vidrios o triples vidrios con una composición que garantiza el aislamiento térmico y acústico e incluso con gas argón en su interior. Todo ello para conseguir transmitancias muy bajas y por tanto disminuir las pérdidas energéticas de la vivienda. Otra cuestión muy importante y a la que no siempre se presta la atención que se merece es la cuestión de la colocación de esas ventanas. Si se realiza con premarco o sin él, utilizando para el sellado espumas flexibles de poliuretano, o incluso bandas precomprimidas auto-expansivas que rellenan todas las irregularidades entre ventana y obra, o las membranas de estanqueidad.

Y es cierto que los huecos de fachada, es decir las ventanas, son la parte más débil energéticamente hablando de la envolvente y es muy importante renovar las carpinterías por unas de alta eficiencia, pero no son la única solución posible en una reforma integral de vivienda con criterios de alta eficiencia energética.

La envolvente de una vivienda consta de los huecos de fachada pero también es importante el resto de fachada, que aunque posea mayor inercia térmica, por su mayor porcentaje de superficie en contacto con el exterior, tiene también gran incidencia en la transmitancia térmica de nuestra vivienda. Sobre todo cuando ese edificio no tiene ningún tipo de aislamiento térmico en su cerramiento de fachada. Por eso resulta fundamental y para nosotros imprescindible en una reforma que tiene lugar ahora y que pretende durar como poco 20 años más, el incorporar soluciones de aislamiento térmico adicionales a la vivienda. Ya que en una reforma de vivienda no podemos actuar en la totalidad de la fachada del edificio de la que forma parte, existen soluciones por el interior como trasdosar la envolvente, aportando una segunda piel a la fachada en la que incorporamos el aislamiento térmico y acústico que originalmente faltaba en nuestra vivienda.

Además, esta segunda capa exterior de fachada permite pasar los tubos y cables necesarios para interruptores, enchufes, antenas de tv… sin tener que hacer rozas en la pared y sin debilitar aún más a este cerramiento. Así, actuando en toda la envolvente con el trasdosado y el cambio de carpinterías, dotamos a nuestra vivienda de una mejor respuesta constructiva y mejoramos su aislamiento térmico y acústico.

 

¿Aerotermia en una reforma de vivienda?

Beamonte-y-Vallejo-Arquitectos-Blog-SATE-2

Perfecto, ya hemos mejorado la respuesta de nuestra vivienda ante la climatología exterior actuando sobre su envolvente, lo que hará que disminuya la demanda energética y por tanto necesitemos menos energía para calentar la vivienda en invierno y para refrigerarla en verano. Pero, ¿de dónde vamos a obtener esa energía que nos permita alcanzar las condiciones de confort, y cómo de eficiente energéticamente va a ser? Hemos llegado de nuevo a la cuestión de las instalaciones.

Solo con las actuaciones anteriores, todas ellas medidas pasivas, ya hemos disminuido la necesidad de energía y por tanto ya hemos conseguido ahorrar energía y dinero en el mantenimiento de nuestras viviendas. Pero además podemos seguir consumiendo menos energía y coste económico según elijamos la forma en que obtendremos esta energía restante necesaria.

Parece que ya hemos ido abandonando calderas de gasoil e incorporando como forma habitual el gas como forma de obtener agua caliente y calefacción para nuestra vivienda. Dentro de esta opción, las calderas de condensación suponen un ahorro importante frente a sus predecesoras. Pero existen otras formas alternativas de producción de agua caliente más eficientes aún. Así surge la aerotermia como el sistema más extendido últimamente y es que es un sistema que utiliza la energía del aire para hacer mucho más eficiente una bomba de calor que se alimenta con electricidad. Por su eficiencia, presenta un COP de 4, lo que equivale a que tiene un rendimiento de un 400%, o lo que es lo mismo, que por cada 4 kW que produce sólo se paga 1 kW y los 3 kW restantes son gratuitos porque existe una recuperación de energía gratuita a partir del aire exterior.

Normalmente este sistema de aerotermia se utiliza en viviendas unifamiliares, normalmente de mayor tamaño que un piso, o en edificios de vivienda pero a nivel comunitario. En pisos particulares se ha venido utilizando menos porque al tener menores demandas necesita un mayor tiempo para rentabilizar la inversión, y hasta hace poco tiempo no existían equipos compactos por lo que el espacio necesario era relativamente importante dentro de la distribución de la vivienda. Actualmente la aerotermia cada vez es más accesible económicamente hablando por estar más extendida y trabajarla más marcas comerciales, que además han diseñado sistemas compactos que se formalizan en lo que podría ser una nevera (con fondo 70) y que resulta una opción muy interesante para hacer más eficiente energéticamente una reforma de vivienda.

Hemos explicado brevemente cómo se produce la energía en un sistema de aerotermia, pero es importante ver cómo acaba materializandose este sistema en nuestra vivienda, ya que podemos emitir esta calefacción mediante radiadores de baja temperatura, mediante fancoils o incluso desde suelo radiante, que a su vez puede ser también refrescante, aportando así un plus de confort a nuestra reforma de vivienda con criterios de alta eficiencia energética.

 

¿Y recuperador de calor en una reforma de vivienda?

Beamonte-y-Vallejo-Arquitectos-Blog-SATE-2

En los casos en los que durante una reforma integral actuamos sobre la envolvente de una vivienda, la estamos haciendo más aislante, pero también más estanca al aire, máxime cuando actuamos específicamente sobre ello con cintas entre carpinterías y envolvente, enyesando paramentos, o protegiendo instalaciones o trasdosados para no generar puentes térmicos. Esto hace que aunque mejore la respuesta de nuestra vivienda al exterior, necesitemos de la ventilación.

Ventilar para una vivienda es tan necesario como el respirar para cualquier persona. Y por ello viene recogido en la normativa esta necesidad, necesitando disponer de un sistema de ventilación mecánica en las viviendas de obra nueva. En una vivienda normal que lleva tiempo construida, además de cuando abrimos las ventanas, al estar mal aislada y tener muchos puentes térmicos, existen muchos puntos por donde la vivienda está ventilando a pequeña escala sin que nosotros seamos plenamente conscientes. ¿Pero qué pasa en una vivienda en la que hemos cuidado tanto el aislamiento y la estanqueidad que está tan protegida del exterior? Que para asegurar una correcta calidad del aire interior necesitamos un sistema de ventilación y el recuperador de calor es el sistema más eficiente energéticamente de hacerlo.

Además de permitir ventilar sin perder la energía que supondría abrir las ventanas, filtra el aire del exterior antes de acceder al interior, asegurando la calidad del aire de nuestra vivienda, que es el que respiramos.  Con ello además de consumir menos energía y suponer un ahorro energético, estamos mejorando nuestra calidad de vida, regulando la humedad interior y evitando problemas de condensación.

Formalmente es similar a una máquina de aire acondicionado por conductos si es de techo, aunque existen recuperadores de calor de pared, de los que parten un sistema de conductos de impulsión y extracción según la vivienda y que debe ser previamente diseñado por un técnico cualificado. Es un sistema eficiente de ventilación forzada que se implanta siempre en una passivhaus y que también puede instalarse en una reforma integral de vivienda con criterios de alta eficiencia energética, pero que por espacio lo hace más complejo y por ello es importante tener todo muy bien planteado y diseñado para asegurar un correcto funcionamiento del sistema.

Así podemos conseguir una reforma integral de nuestra vivienda, que no solo cumple las necesidades de distribución y cualidades estéticas de unos nuevos acabados más modernos y acordes a nuestros gustos, sino que además tenemos una vivienda reformada que garantiza unas condiciones de confort óptimas, mejorando el aislamiento térmico y acústico, con una adecuada ventilación y proporcionando un aire filtrado de calidad. Con un menor consumo energético contribuimos a un uso más racional de los recursos del medio ambiente y además supone un ahorro económico en el mantenimiento de nuestra casa a lo largo de su vida útil.

Todo ello, en su conjunto y en equilibro, es una reforma de vivienda que mejora la calidad de vida de quienes la van a habitar.

 

Sabemos que la decisión de reformarse una vivienda a medida es una decisión muy importante y por ello es clave estar bien asesorado para tomar las mejores decisiones a la hora de diseñar y reformar el que será nuestro hogar. Si además añadimos que estamos pensando en reformar nuestra vivienda bajo criterios de alta eficiencia energética, aumentamos la complejidad de la actuación y por ello resulta fundamental ponerse en manos de un equipo con los conocimientos y la experiencia necesaria para este tipo de reformas integrales de vivienda. En nuestro Estudio de Arquitectura de Zaragoza estamos especializados en arquitectura eficiente y contamos con un equipo de Passivhaus Designers que aplicamos nuestros conocimientos de obra nuevo bajo estos estándares de alta eficiencia en nuestras reformas integrales. Por eso si queréis hacernos alguna consulta porque necesitáis ayuda o algún consejo para vuestra reforma, no dudéis en poneros en poneros en contacto con nosotros sin ningún compromiso y con total confianza. No solo intentaremos contestar a vuestras dudas sino que intentaremos orientaros hacia la solución que mejor se pueda adaptar a vuestras necesidades.

 

BEAMONTE Y VALLEJO ARQUITECTOS  | Reformas Integrales de Viviendas de Alta Eficiencia Energética en Zaragoza