Arquitectos de viviendas passivhaus en Zaragoza

¿Qué es una vivienda Passivhaus?

Una Vivienda Passivhaus es una vivienda diseñada y construida mediante estándares muy altos de calidad y eficiencia energética que garantizan un muy bajo consumo, energético y económico, y un alto confort para quienes la habitan. Passivhaus es sostenibilidad, es confort y es ahorro.

En Beamonte y Vallejo Arquitectos apostamos porque estas viviendas deben ser proyectadas desde la eficiencia energética, sin renunciar al diseño. Y además incorporando componentes de domotización que hagan más eficiente el comportamiento y mantenimiento de la propia vivienda.

Pero por encima de todo, Passivhaus es calidad de vida.

Arquitectos Passivhaus

En Beamonte y Vallejo Arquitectos somos especialistas en Arquitectura Sostenible y estamos certificados como Passivhaus Designer por el Passive House Institute. Lo que avala nuestra capacidad técnica para este tipo de proyectos de Arquitectura. Enfocamos nuestra labor a resolver las necesidades arquitectónicas de cada proyecto dentro de los estándares de construcción de alta eficiencia.

El concepto de sostenibilidad en Arquitectura siempre tiene que ir orientado a un consumo responsable de los recursos, no solo en fase de proyecto sino también a lo largo de la vida útil del edificio, disminuyendo la demanda de energía y gastando solamente la realmente necesaria.  Y esto es un edificio Passivhaus (Passive House), un edificio de consumo energético casi nulo.

Eficiencia Energética en Passivhaus

Los principios fundamentales para conseguir una vivienda de consumo casi nulo son la optimización de las ganancias solares y la disminución de la demanda energética de la casa. Esto se consigue con una correcta orientación, un gran aislamiento térmico en la envolvente, la ausencia o minimización de puentes térmicos en la construcción. Además de carpinterías de altas prestaciones energéticas y la hermeticidad de la envolvente al paso del aire. Y sin olvidarnos de una ventilación mecánica controlada por un recuperador de calor.

Muchos de estos criterios de la arquitectura pasiva se basan en una buena compacidad de la envolvente a partir de un correcto factor forma, lo que recuerda a la tradición de la arquitectura popular. Una buena orientación y en consecuencia la protección social, especialmente para los vidrios de las ventanas, el aislamiento en los muros, o el cuidado en la hermeticidad o en los puentes térmicos, son medidas pasivas. Porque simplemente con la buena concepción de su arquitectura en fase de diseño, es posible reducir sustancialmente la demanda energética del edificio. Es decir, la cantidad de energía necesaria para que esa vivienda consiga y mantenga unas condiciones óptimas de confort en su interior.

Por una parte se ha de tener muy clara la solución arquitectónica de la vivienda pasiva en fase de proyecto. Y por otra parte resulta fundamental que estas medidas se ejecuten correctamente en obra para garantizar el resultado.

Una vez esa demanda de energía es mínima, y solo entonces, es cuando empezamos a plantear las medidas activas. Que son aquellas soluciones que consumen energía, aunque muy poca. Ya que por una parte son sistemas muy eficientes y por otra la demanda del edificio es mínimo por haber tenido en cuenta esos criterios anteriormente nombrados mediante las medidas pasivas.

arquitectos de viviendas passivhaus
  • Gran aislamiento térmico (y acústico) de la envolvente.

Soluciones constructivas con gran aislamiento térmico que garantice en el interior de la vivienda una temperatura de confort constante y con un grado de humedad óptimo. La solución concreta dependerá del sistema constructivo de la vivienda y los acabados que se quieran disponer, teniendo alternativas en SATE (sistemas de aislamiento térmico exterior) con XPS, EPS, lana mineral, grafito… O sistemas de fachada ventilada, acabados en morteros, cerámica aplacados de piedra… Pero en cualquier caso debe estar cuantificado para poder analizar la transmitancia del cerramiento. Y por tanto calcular así la demanda energética de la vivienda, que en una passivhaus certificada debe estar por debajo de 15 kwh/m2 año.

  • Carpinterías (Ventanas y puertas de entrada) de altas prestaciones energéticas.

Se trata de disponer para los huecos de nuestra vivienda pasiva de soluciones de carpinterías de alta eficiencia, con gran aislamiento, grandes valores de hermeticidad y baja transmitancia en el marco y el vidrio. Resulta fundamental tanto la calidad de las carpinterías como su correcta instalación en obra.

  • Eliminar los puentes térmicos de la vivienda.

Los puentes térmicos son las zonas y encuentros en la vivienda que por su configuración mayor afección negativa tienen en el comportamiento energético y por tanto en el confort interior. De ahí que sea tan importante un buen proyecto de vivienda pasiva en el que se traten estos detalles constructivos de una forma exhaustiva para minimizar la presencia y efectos de los puentes térmicos en la envolvente de nuestra vivienda passivhaus.

  • Hermeticidad o estanqueidad al aire. 

Esto supone minimizar los puntos de pérdida energética de la vivienda, controlando todos los encuentros entre diferentes materiales, encuentros constructivos, haciendo que el intercambio entre el aire interior y exterior sea el mínimo posible. 

Además, el gran aislamiento, unido a la estanqueidad de la envolvente de nuestra casa pasiva, con carpinterías de altas prestaciones energéticas, proporciona un gran aislamiento acústico al exterior, que hace que mejore sustancialmente el confort acústico de la vivienda.

viviendas passivhaus
  • Ventilación mecánica y eficiente mediante recuperación de calor.

En una casa pasiva, gracias a la hermeticidad conseguida y al recuperador de calor, existe una renovación o ventilación de aire constante y de forma eficiente energéticamente. Y el éxito del sistema radica en que contínuamente la vivienda se encuentra expulsando el aire viciado e introduciendo del exterior aire limpio, y además previamente filtrado. Minimizando así la cantidad de polen, alérgenos e incluso polución en el aire interior que se respira dentro de nuestra passivhaus.

  • Instalaciones de climatización de alta eficiencia.

Una vez nuestra casa pasiva presenta una baja demanda energética, esa diferencia con las condiciones necesarias de confort se consiguen con instalaciones de climatización (calefacción y refrigeración) con altas prestaciones. Estas instalaciones garantizan que el poco consumo energético necesario por las buenas características constructivas de la vivienda pasiva, conlleve además un mínimo gasto energético y por tanto económico. 

Además son sistemas que al mismo tiempo que garantizan un bajo consumo, un bajo gasto económico, además aportan libertad al diseño. Porque evitan elementos como los radiadores que además de ineficientes, ocupan un espacio y limitan opciones de diseño. Así, con las soluciones más extendidas de suelo radiante y refrescante o climatización por fancoils (aire), no existen radiadores ni otros elementos que afecten a la decoración. Lo que favorece la flexibilidad en la distribución y la materialidad de los espacios.

Todas las medidas anteriores se podrían resumir en una sola que condensa lo que significa realmente una vivienda Passivhaus. El confort. La suma del aislamiento térmico y acústico, el aire filtrado, la hermeticidad, las carpinterías e instalaciones de alta eficiencia, todo ello contribuye a mejorar el confort interior, la sensación plena de encontrarse a gusto en casa.

Certificado Passivhaus

La diferencia del estándar Passivhaus respecto a otras certificaciones o estándares medioambientales es la precisión y extensión de los requerimientos técnicos que se precisan. Y esto es así tanto en fase de proyecto como de construcción, pudiendo cuantificar de forma concreta la demanda energética del edificio y por tanto los consumos y los ahorros energéticos con las soluciones propuestas. De esta manera El Passivhaus Institut Alemán puede emitir un certificado garantizando el cumplimiento de su estándar, lo que supone una garantía de buena praxis para el cliente y un valor en tasación de la vivienda para el futuro.

viviendas pasivas
arquitectos passivhaus

Una vivienda Passivhaus CERTIFICADA, es garantía para todos los agentes implicados: propiedad siempre en primer lugar, arquitectos y constructores. Esta es la única manera de garantizar que la calidad en la construcción, la eficiencia energética y consumos prometidos, son realmente los previstos. 

Además, el coste de certificar una vivienda Passivhaus es prácticamente simbólico en este tipo de proyectos y sin embargo marca la diferencia frente a proyectos de “casas con criterios passivhaus”, que son ambiguos y engañosos por no estar ni están medidos ni cuantificados.

Y para garantizar que la vivienda Passivhaus se puede certificar, tanto el proyecto de vivienda pasiva como la dirección de obra de la misma ha de llevarse a cabo por un equipo de arquitectos y arquitectos técnicos PASSIVHAUS DESIGNERS. Pero es fundamental que este equipo de técnicos estén certificados por el Passivhaus Institut Alemán, de forma que se garantice también la capacidad y solvencia técnica para llevar a cabo, con el máximo rigor y profesionalidad que asegure el resultado esperado, este tipo de proyectos de casas pasivas certificadas. Certificar una casa pasiva es la forma de obtener la máxima garantía en el proyecto, en la ejecución y en el resultado.

arquitectos de viviendas pasivas

Proyectos realizados de Viviendas Passivhaus



Cuéntanos en qué podemos ayudarte

    Responsable: Beamonte y Vallejo Arquitectos, siendo la finalidad devolver la información solicitada y la legitimación es gracias a su consentimiento. Sus datos se encuentran alojados en nuestro servidor con su propia política de privacidad, podrá ejercer sus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir sus datos enviándonos un correo solicitando dicho proceso a "contacto@beamonteyvallejoarquitectos.es". Para más información consulte nuestra política de privacidad.

    Acepto la política de privacidad (Requerido)